El día del Gato

Me parecía un chiste pero resultó cierto. Hoy 20 de febrero es el día del gato. Según los entendidos, se festeja la presencia de los mininos en nuestras vidas como parte de la compañía y la protección que durante la historia han prestado al ser humano.

Según los entendidos, estos parientes de los tigres fueron adorados por los egipcios debido a que su principal tarea fue espantar y devorar a los ratones, ratas y lauchitas que hacían de las suyas en los espacios en donde se guardaban los granos, como el trigo.

Pero como los tiempos cambian y ya la mayoría de los felinos ha dejado la tarea de capturar y exterminar  roedores a las trampas para ratones y las siempre bien ponderadas porciones de Racumín, se han desarrollado en otros nichos de mercado. Y a pesar de no ser una fan de los gatos, vale la pena revisar las singulares presencias mininas en diferentes áreas de la sociedad de nuestros tiempos.

Enlistémoslos entonces: El lasañero Garfield, Felix y su bolsa mágica, Fritz, Don Gato y su pandilla (de gatos) que hacían morir de rabia al policia Matute, el pobre Tom que quedó siempre hasta las orejas de perseguir al ratón pedante a mil de Jerry, Silvestre y su eterna guerra con Piolín, los Aristogatos, el gato de Chessire (de Alicia en el país de las Maravillas), la peludamente peluda Pelusa (de la película Stuart Little) y el exquisito de “er gato…. con botazzzzzz”.

Seguimos: El gato Alquinta, el gato Osbén, la sexy Gatúbela, la gata que era perseguida por Pepe Le Pouf, el gato surfer, el gato Hinks (el que perseguía a Pixie y Dixie y que tenía un acento tan españolísimo como el de Amaro), el Autogato, los etílicos chilensis gato negro y gato blanco, el gran Azrael, la muy femenina Kitty, el gato Juanito, las horny del grupo Pussy Cat Dolls y las más dulces de las Gatimelódicas.

Otros: el gato de campo, el gato que se quiso hacer pasar por liebre, la uña de gato, la manito de gato, la gata hidráulica, el gato de chalet, el siempre clásico juego del Gato, el gato volador, las gatitas de Porcel, Comegato y el Gato-Rade…

Si me falta alguno, lo agrega. Por ahora, feliz día a todos los mininos del mundo… MIAUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!!

Anuncios

Canción por inspiración

Es cierto. Esta debe ser una de las primeras veces que escribo la letra de una canción. Sé que no se convertirá en hit, pero es un primer ejercicio. Y tomando el tema del momento, aquí va el resultado.

País: Chile

Título de la canción:  Canción por inspiración

Letra: Yo

Música: Yo (cualquier semejanza con el tema central de Marco, es pura coincidencia)

A Chilito,

largo flaco,

al pie de la montaña,

llego nuestro amigo Bielsa

a arreglar nuestras cagadas.

Se levanta

muy temprano

para entrenar en Juan Pinto Durán

Pero un día la tristeza

llegó al hincha del tablón

Bielsa decidió partir

por culpa de Jadue

a su país.

No te vayas Bielsa,

no te alejes de aquí,

adios Bielsa te queremos a mil,

no te olvides Bielsa

que aquí tienes tu hogar.

Si te marchas yo iré

a pelearme con Jadue,

No me importa donde vayas

Te encontraré

(ahora ustedes aplauden)

“Al lote’s way”

Tenía expectativas. Por qué no decirlo, el impulso infantil de ver lo que siempre presencié a la distancia desde Nueva York, Madrid o Londres a través de la televisión, era un aliciente para ir al París Parade de este pasado domingo. Quería ver a Kitty, al señor Cara de Papa, a Popeye, la rana René…..en síntesis, vivr el espíritu de lo que es un evento por definición: una acción que lo que pretende es hacer vivir al participante una experiencia que resulte inolvidable. Al menos eso se supone. Pero para que comprendan, les voy a contar lo que fue mi experiencia.

Tras su buen rato de tortura en el metro, que parecía haber cambiado su hora punta de un lunes a las 8 de la mañana a un domingo a las 5 de la tarde, me bajé en el metro Universidad Católica, empujando a diestra y siniestra, con cero asco. Ya en la superficie entré a cuestionarme seriamente si había sido una buena idea ir: sabía que habría una buena cantidad de personas, pero lo que veía era mucho. Seré escatológica: un mar de gente acompañada de gran cantidad de gritos de humanos de menos de un metro y veinte centímetros de estatura. Era como si hubieran vomitado personas sin control en el centro de Santiago. Después supe que mi apreciación no estaba tan equivocada. Carabineros calculó que fácilmente habían entre seiscientas y setecientas mil personas en entre el metro Baquedano y el metro Moneda. Eso es casi el 10% de la población de Santiago en dos kilómetros.

Como pudimos (en compañía de mi amada mamá), llegamos a la escala del Centro de Extensión UC. Con mucha suerte, al llegar encontramos asiento ahí y nos quedamos. Y algo nos llamó la atención. Demasiada gente caminando por las dos calzadas de la Alameda. El control era poco. De hecho, no se veían muchos carabineros.

45 minutos más tarde comenzó el desfile. Estrellas inflables con el logo de París comienzan a transitar por el sector y se escucha la música de una banda. De pronto llega el protagonista de estas fechas en un globo gigante: el Viejito Pascuero, luego siguió Popeye, (que en la anécdota simpática de la tarde  se fue de lado, golpeando un poste de alumbrado público, provocando la risa del respetable), la inigualable Kitty con su traje rosado y su pinche de flor, Elmo, el monito rojo de Plaza Sésamo, y la rana René de los Muppets con ese verde inconfundible que hace que se identifique a distancia. Vamos a tomar fotos se ha dicho, pero OH!!! si estaba en la zona sur de la Alameda a esa hora, tenía el sol en contra! Ergo, a hacer todas las piruetas posibles para evitar el contraluz y que las fotos resultaran decentes. Me pregunté en ese minuto quién habría sido el Einstein que se ocurrió hacer el desfile de poniente a oriente, considerando que a esa hora el sol ya está a 3/4 de camino de ponerse.

Pero mientras yo seguía con mis ganas de golpear a “mister Einstein”, algo pasaba. De hecho varias comparsas que acompañaban al desfile desde mi posición, que era en altura, no se veían! Las bandas tampoco eran muy visibles y el sonido se perdía.  Además, el desfile no era todo lo fluido que se suponía debía ser. Sorpresa: algunos seres humanos de dudosa capacidad de raciocinio o sentido común, comenzaron a avanzar hacia el centro por la calzada norte de la Alameda… que era la misma vía que se usaba para el paso de las comparsas y los monos inflables pero en sentido inverso!!! Resultado: El desfile detenido largo rato hasta que el público simplemente se hartó y comenzó a reclamar gritando a los “astutos” que se fueran de ahí.

Y hasta ahí llegó el desfile. Porque siguiendo con la estupidez humana, muchos comenzaron a tomar a sus niños para que tocaran los globos de los personajes, mientras que a distancia, a la altura de la calle Namur, se veía a los primeros muñecos del desfile desinflándose. Detrás de ello, las balizas de Carabineros aparecían encendidas. Olía a peligro inminente. Y se concretó: los unineuronales de siempre comenzaron a romper los globos de los muñecos. En buen chileno, los tajearon. Sí, los rompieron. ¿Objetivo? Desconocido, y de cualquier manera, absolutamente imcomprensible y repudiable. Las víctimas: Viejito Pascuero, Popeye y Bob Esponja.

Independiente de este acto cavernario y soberanamente imbécil, que con su “curiosa forma de divertirse”, cortaron la alegría de la tarde de miles de personas, resulta inconcebible hacer un espectáculo de estas dimensiones en la calle más importante de Chile y no considerar ciertos aspectos fundamentales en cualquier evento.  Vamos por parte: La seguridad del desfile era escasa y no me refiero sólo a la presencia de Carabineros. Guardias privados de apoyo no vi por ninguna parte, y de veras se habrían agradecido, considerando la inmensa cantidad de niños que había. Que decir de los perímetros. Las vallas papales resultaron insuficientes por la cantidad de público y simplemente no sirvieron de nada, ya que se sobrepasaron rápidamente por los asistentes. Pero tal vez lo que más sorprende es  el que no se haya utilizado el mismo sistema de cerco de la calle que se aplicó para el paso de “La Pequeña Gigante” en enero último. Recordemos que la Alameda quedó cortada completamente y era imposible acercarse a la marioneta.  Pero aquí cualquiera podía llegar al lado del globo y tocarlo. O romperlo.

Seré honesta. Me sorprende y me descoloca que una empresa tan grande como Cencosud no haya considerado  estas variables al diseñar este evento. Este festival de problemas no fue producto de falta de recursos, claramente. Esto se llama improvisación, falta de previsión y logística, escasez de inteligencia y precipitación. Lo que se conoce en términos simples como “hecho al lote”.

Para quien organiza un evento, representa la oportunidad de hacer vivir un momento único a quienes asisten a él. Los que fuimos al París Parade lo vivimos, pero dudo que lo queramos repetir. Al menos como fue esta vez.

 

 

¿El hincha no importa?

Estoy indignada.

Más allá del “pago de Chile” para Harold Mayne – Nicholls y Marcelo Bielsa por parte de la mayoría de los clubes del fútbol chileno, entre los cuales se cuenta el de mis amores, por lo cual siento además vergüenza, me molesta la prepotencia de Jorge Segovia hacia los hinchas y el ciudadano común, que gusta de ver fútbol tanto de su condicion de fanático o que lo mira como diversión. Es por decir lo menos, sorprendente y desilusionante escuchar las declaraciones del nuevo timonel que, antes de las elecciones, señaló que “las opiniones de los hinchas no me interesan, porque son los dirigentes los que votan”.

Tan memorable cita, que está para inmortalizarla en la puerta de la ANFP, resulta aún más inconcebible porque proviene de un personaje que no sólo es el presidente de un equipo de fútbol profesional (Unión Española), sino que además, según su biografía en su twitter ( @Jorge_Segovia_B es el Presidente  de la Institución Internacional SEK y Doctor en Ciencias de la Educación (???). SE SUPONE que una persona que detenta una responsabilidad de ese tipo, no es precisamente un sujeto con poca educación, pero a la luz de sus palabras, queda claro que este hombre proveniente de la “Madre Patria” lo que menos tiene es formación y el don de la ubicuidad.  Y con eso de ser “Doctor en Ciencias de la Educación”, quedo con la inquietud de que si el Presidente de la Institución SEK una casa de estudios superiores, se despacha tan delicado “pensamiento” sobre la importancia del público, me imagino cuánto le importan sus alumnos. Si es así, junten miedo, amigos estudiantes de la SEK. Gracias a Dios que es “Doctor en Ciencias de la Educación”.

Pero retomando la frasecita tan linda de Segovia, es claro que está mirando en menos a los hinchas y, en general, del público. Que no se le olvide que sus alumnos en la SEK y el público suscrito al CDF son los que, en gran parte, pagan su sueldo. No me extraña en lo absoluto que los abonados al CDF hayan iniciado una campaña de cancelación de sus contratos a esta señal del cable, como forma de repudio a su elección. Eso implicará, al menos, que en parte, los excedentes del canal del fútbol no existan o, al menos, disminuyan. Por lo mismo, menos será el dinero que ingresará por ese concepto a la ANFP. Si Segovia pensó que los hinchas no importaban, se equivocó al dimensionarlo, y los dirigentes de los clubes que lo apoyaron también.  Quienes ahora están haciéndose oir  son los que contratan el CDF. Los que se ponen con las monedas para los excedentes para la ANFP, los hinchas. Como dijo el Puma Rodríguez hace unos años, “A veces, hay que escuchar la voz del pueblo”.

Galería

Cerveza, divino tesoro

Esta galería contiene 1 fotos.

El domingo 31 de octubre, sufrí una abducción por parte de un matrimonio amigo para ir a la Oktoberfest, el famoso evento cervecero en donde se disfruta tantos y tantos litros de esa maravilla de la levadura y el lúpulo. … Sigue leyendo